jueves, 8 de diciembre de 2016

CUATROS Y SIETES

Ojalá.
Un adverbio deseoso un poco puñetero.

Ojalá que el tiempo deje de perderse entre la niebla grisácea oscurecida y empiece a limpiarse desde dentro, que permanezca el buen recuerdo del y desde el corazón en su profundidad del alma sea consciente de que hay todo tipo de gente.
Desgraciadamente o en total libertad de gracia.

El adverbio deseoso sigue siendo un poco puñetero.

¿Cómo puedo mejorar el mundo y transmitir amor si estoy igual?
Si nos falta lo mismo.

Todos necesitamos amor.
Si es incondicional, mejor.
Supongo.
Esperemos que nos luzca el camino
con lo que el recorrido que ha conllevado.
Esperemos y esperamos.
Dejemos las gilipolleces y
devolvamos los errores
con sus pertenecientes,
borremos el historial entero
y nos vistamos como nos venga en gana.

Nadie pierde,
nadie llora,
nadie sufre,
nadie se oscurece.

Nadie cuenta para tranquilizarse,
nadie se queda estancado entre cuatros y sietes.